La Ertzaintza instruye a pilotos de helicópteros en el uso de drones de vigilancia aérea

La Ertzaintza ha adquirido dos drones para testar sus posibles aplicaciones en el campo de la seguridad y la atención de emergencias. De forma paralela, el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco está formando a los pilotos de la sección de Helicópteros para que sean capaces de manejar estos aparatos a distancia, en este caso dirigidos básicamente a la videovigilancia aérea. Las pruebas que la Policía autonómica está realizando en este ámbito coinciden, además, con la reestructuración, a nivel de medios y personal, que se está produciendo en el seno de la propia sección de Helicópteros.

urkullu-ertzaintza--575x323

La Ertzaintza no quiere quedarse atrás en el uso de una tecnología incipiente, marcada todavía por cierta inseguridad normativa, pero que en un futuro está llamada a revolucionar el campo de la seguridad pública y las emergencias.

El Ayuntamiento de Madrid ya los probó, por ejemplo, durante las celebraciones del 30 de diciembre de 2014 en la Puerta del Sol para controlar el dispositivo de seguridad con mayor precisión y ha seguido profundizando en este terreno. Y prácticamente todas las policías de cierta envergadura están testando sus numerosas utilidades en una gran cantidad de campos. Entre ellas, la Guardia Civil lleva años probando aparatos de estas características, con especial interés en los dirigidos al «control de las fronteras del sur». «En el futuro podremos ver a todas las patrullas policiales equipadas con uno de estos dispositivos, que les servirán para hacer comprobaciones preventivas o para acceder a sitios peligrosos», explican desde la revista especializada One Magazine.

YEMT_MzFfcHVlcnRhZGVsc29sLmpwZw==

El origen de los drones está muy ligado a la industria armamentística. De hecho, los también conocidos como UAV (Unmanned aerial vehicle, por sus siglas) o RPAS (Remotely piloted aircraft systems) ya se han convertido en una de las grandes prioridades de la mayoría de ejércitos del mundo, en la medida en que permiten realizar ataques sin poner en riesgo la vida de los pilotos y sin desplegar tropas sobre el terreno, entre otras muchas ventajas desde el punto de vista bélico. Se calcula que el Ejército estadounidense cuenta con más de 10.000 robots voladores y en unos años espera poder operar en unas 110 bases de unos 40 países. España también cuenta con aeronaves de estas características.

metrocoptero1.jpg_1741562673

Los UAV que está probando la Policía autonómica comparten la esencia -naves controladas a distancia- pero son radicalmente distintos a los militares. Los modelos de la Ertzaintza, dirigidos fundamentalmente a la «observación», son de pequeñas dimensiones y pueden costar «en torno a los 3.000 euros», según apuntan fuentes oficiales del Departamento vasco de Seguridad, sin entrar en más detalles. Los mismos medios insisten en que se está estudiando el «comportamiento» de los aparatos en distintas circunstancias. Lo que se busca -explican- es comprobar aspectos como su «autonomía», su «capacidad» y sus posibilidades de «manejo».

«Leer matrículas»

La empresa Tradesegur está especializada en la venta de «sistemas de seguridad ciudadana» como los radares láser adquiridos recientemente por la Ertzaintza para detectar excesos de velocidad con gran precisión. Esta firma ha desarrollado drones pensando en las necesidades de la policía en el campo de la vigilancia. Las características de sus principales modelos -como el UAV F50- son muy similares a los aparatos que busca la Policía autonómica, según explican diversas fuentes. En líneas generales, estas aeronaves pesan menos de 2 kilos, pueden transmitir imágenes en tiempo real desde 6 kilómetros de distancia -incluidas grabaciones con cámaras térmicas- y pueden volar hasta los 1.500 metros de altura.

F50-robotic-drone-Unmanned-Aerial-Vehicle-made-in-china

Estos drones son controlados desde una estación de tierra en la que se puede observar las imágenes que graba el aparato. ¿Para qué se pueden utilizar? A nivel policial, están pensados para el control de tráfico, para la vigilancia desde el aire de manifestaciones o de eventos en los que se concentra una gran cantidad de gente. También pueden leer matrículas y servir para encontrar delincuentes. Desde el punto de vista de las emergencias, son capaces de tomar imágenes de incendios, de adentrarse por estrechas chimeneas y de penetrar en una central nuclear sin poner en riesgo a las personas. También pueden servir para buscar gente perdida en la montaña gracias a las cámaras térmicas y transportar kits de emergencias.

maxresdefault

Al final, son ordenadores que vuelan», explica Iñigo Muguruza, ingeniero de la joven firma alavesa Erle Robotics, que se dedica a «desarrollar los cerebros» de estos aparatos.

Fuente: eldiariovasco.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s